PORQUE MEHARI

“Mario
Para explicar esta pregunta tengo que hacer una breve historia:

Cuando tenía 18 años por el año 74, había terminado mis estudios secundarios, y me encontraba muy enamorado. Por mi forma de ser, quería independizarme de mis padres, para iniciar mi vida junto a mi primer amor.
Como la situación del país en ese momento era política y económicamente muy complicada, decidí iniciarme en Buenos Aires, junto a mi tío quién me enseñó el oficio de cómo fabricar prendas de punto.
Después de algún tiempo de trabajar ya en forma independiente, y haber podido ahorrar algún dinero, resolví comprarme un Citroen 3CV para poder acortar un poco las enormes distancias de esa tremenda ciudad.
Por tanto el “patito feo”, fue mi primer auto.
Auto que me dio infinidad de satisfacciones y tanta libertad que terminé con mi relación amorosa abriendo los ojos al mundo.

El tiempo pasó. Los años pasaron.
Los avatares de la vida me devolvieron a mi país, me casé, tuve dos hijos y otros vehículos... pero un día, por circunstancias que no vienen al caso, compré un Citroen Mehari como segundo auto de la familia, recordando lo bien que había pasado con el “patito feo”; no puedo explicar lo que éste provocó en mí y en mis hijos, por ese entonces de 10 y 12 años, la Mehari nos transformó en aventureros de los caminos, ya que casi todos los fines de semana nos íbamos a distintos lugares en dónde se agrupaban vehículos 4x4 para hacer travesías a campo abierto, pasando por lugares prácticamente intransitables. Recuerdo que nosotros éramos los indeseables para aquellos que tenían vehículos 4x4, que gastaban miles de dólares en equiparlos con cubiertas especiales, malacates y motores descomunales para atravesar los mismos caminos que atravesábamos nosotros, con una humilde Mehari, salvo las grandes dunas de arena y los riachuelos de aguas un poco profundas, lugares que con ingenio y mucha paciencia lográbamos pasar de vez en cuando.
Al fin de cada jornada, llegábamos a casa, casi siempre victoriosos y muy orgullosos del vehículo que teníamos, agregando un lazo más de afecto al vínculo entre nosotros (que nos uníamos cada vez más) siempre junto a la Mehari.

Durante la semana y en tiempo libre, lavábamos la camioneta y reparábamos los desperfectos ocasionados, para estar listos nuevamente.
Uno de esos días de aventura, le comenté a mis hijos en tono de broma, de dar la vuelta al mundo con la Mehari. Fue tan impresionante el entusiasmo que se generó, que los domingos lluviosos, que no podíamos aprovechar para la aventura, planificábamos la vuelta al mundo y su travesía.

El tiempo pasó, los años pasaron.
La Mehari sigue con nosotros como un miembro más de la familia. El sueño de dar la vuelta al mudo, quedo en nuestra mente, mis hijos crecieron (hoy 27 y 24) mi hermano menor emigró a EEUU y algunos de mis mejores amigos a otros destinos.

Algunos de los amigos de mis hijos emigraron también.
Hace algún tiempo charlaba con mis hijos, sobre la emigración de los uruguayos, que son más de medio millón en la diáspora, que si regresaran al país ‘ el Uruguay sería otro, como se podría hacer para convencerlos de que regresaran, bla bla bla, y nos dijimos, vamos a buscarlos.



Aventureros como somos emprendimos este proyecto, mejor dicho aventureros como aprendimos a ser con la Mehari, emprendimos este proyecto... con ella.
Creo que de esta manera contesto la pregunta de porque con un Citroen Mehari.”

Proyecto | Como nacio

Donacion
make a donation
Patrocinan
Bicentenario de Uruguay
Ta-Ta
citroen
DiegoLugano.org
SONY
Colaboradores
Automovil Club del Uruguay
Abitab
PortalDelDiablo.com.uy
Traductora Malena Paz
auspiciantesfacebook
www.uruguayporelmundo.com - ®2018
Inicio | Proyecto | Diario de viaje | Participa | El Equipo | El vehículo | Diáspora| Contáctanos
3iuna-webs&more-